EL CACAO

En la América Precolombina
fuisteis como el oro para el Perú.
Un medio de trueque
Una bebida para excitar el alma,
Una pasión desenfrenada,
Un manjar de dioses.
De la América Precolombina
viajasteis por distintos mares hasta llegar a Europa.
En Europa te hicisteis conocido…
el placer de los placeres
el oro negro…
de moneda de cambio a deleite de los paladares.
Todos querían ser Maestro del Chocolate.
Blend, maridaje, cacao de origen
comenzaron a disfrutar las papilas gustativas.
Ya no sólo importa el cacao
sino su origen:
Criollo,
Trinitario,
Forastero,
van dando sabor al cacao.
En sus inicios una bebida para disfrutar en tertulias y grandes banquetes.
Hoy, un bocado para dar y recibir.
Un bocado de múltiples formas
que busca agradar y deleitar el paladar de los amantes del buen chocolate.

 

DELICIAS DEL ZAR

Manjares de reyes y reinas,
de plebellos y aristócratas.

Compañero infaltable
en fiestas, banquetes, tertulias…

¿Quién no busca ser un buen sibarita al deleite del paladar?

Aroma, sabor, textura
son tres ingredientes
que hacen que un buen chocolate
se disuelva en el paladar
para apreciar las bondades de un buen cacao.